La Nube Hipnótica

¿Qué es Hipnosis?

 

Intentar definir Hipnosis teniendo en cuenta la falta de consenso actual y la gran variedad de perspectivas y aproximaciones es una tarea difícil, por ello en este artículo se ofrecerá una visión personal y muy general con algunas preguntas o enlaces a modo de alternativa para obtener una visión más amplia.

 

¿Es una técnica, es un estado, un proceso...?

 

Se puede entender como un estado en cuanto que la persona experimenta un cambio global en ese momento determinado. Este cambio global afecta a su atención , sensoriopercepción, conciencia, memoria...

 

Existen estudios acerca del cambio fisiológico medible y observable a través de un EEG (registro de la actividad cerebral) que se produce en estado de Hipnosis. No parece haber conclusión evidente de un cambio en EEG más allá del cambio en la zona cerebral que se activa al ser estimulada externamente, lo cual  parece indicar que sigue un patrón similar al del estado de vigilia y que no está ubicado en ninguna zona específica del cerebro. Cabe señalar que los estudios realizados son, generalmente, con estados hipnóticos generados químicamente (con fármacos) y no de forma natural (sin fármacos).

 

Cuando se habla de forma natural de alcanzar un estado hipnótico, también se puede entender desde la perspectiva de que toda persona tiene la capacidad de hallarse en un estado hipnótico, incluso que una persona a lo largo del día se encuentra en ese estado durante varias ocasiones, con mayor o menor duración o con mayor o menor intencionalidad. Pero ésta es una afirmación que no es compartida por todas las aproximaciones y que trataremos más adelante.

 

Se puede hablar de proceso, ya que ese cambio anteriormente descrito puede darse más allá de ese momento determinado, es decir, esa experiencia puede ser capaz de activar otros cambios en la persona de manera más o menos gradual.

 

Es esta concepción de Hipnosis mucho más general y ambigua puesto que resulta difícil demostrar que los cambios producidos en la persona a posteriori han sido consecuencia de esa experiencia o estado previo y puede propiciar que cuando hablemos de cambios, todo valga.

 

Aquí volvemos a plantear la aproximación de Hipnosis como estado natural de la persona, ese estado al que se llega varias veces a lo largo del día de forma voluntaria o no y con mayor o menor duración.

Esto podría compararse, por ejemplo, con el sueño: a veces voluntariamente nos vamos a dormir durante horas, otras veces queremos pero no podemos, otras involuntariamente nos dorminos fracciones de segundo. Y éste cambio global además tiene un un patrón fisiológico determinado. ¿Podemos afirmar que ese cambio global (dormir) afecta o desencadena otros procesos posteriores a ese momento de dormir?

 

Hay numerosas investigaciones relacionadas con esta pregunta: privación de sueño y estado de ánimo-cambios metabólicos-daños cerebrales; fases del sueño y aprendizaje... Aunque todavía parecen ser necesarias más investigaciones y más preguntas al respecto, como: ¿y el contenido de los sueños? ¿se puede afirmar que un sueño pueda ser causante del cambio en una persona?

 

Dejando abiertas esas cuestiones y retomando el tema que nos ocupa, se entiende Hipnosis como un proceso separado de otros como el sueño, aunque en muchas ocasiones se utilice a modo de ejemplo, como comparación o aunque incluso en algunas prácticas se utilicen palabras facilitadoras como "duerme".

El cambio o alteración global que experimenta la persona en Hipnosis es diferente del sueño, de la relajación, meditación, consumo de drogas u otros estados denominados no ordinarios de la conciencia, pudiendo llegar a parecer similar en grados o relativamente fácil pasar de Hipnosis a sueño, por ejemplo.

 

Cuando se toma la Hipnosis como una técnica, es cuando se contextualiza, cuando se utiliza ese cambio o proceso para un fin determinado. Esto lleva implícito la asunción de que la Hipnosis sí promueve cambios en la persona.

 

En un contexto de espectáculo, podemos ver como se aplica como técnica para conseguir que la persona experimente ese cambio en ese momento determinado, por ejemplo que vea de forma diferente, que haga o diga algo concreto.

 

En un contexto terapeútico, generalmente, ese cambio se busca más allá de ese momento como un activador o facilitador de cambio procesos posteriores, por ejemplo, manejo del dolor, adicciones,fobias, autoestima, mejora del rendimiento...

 

En un contexto místico o espiritual, donde ese cambio se pretende de forma estructural o vital por medio de creencias culturales, por ejemplo, con regresiones a vidas pasadas.

 

Si tenemos en cuenta la idea de Hipnosis como uno de los estados naturales de la persona, el desconocimiento general actual de autoproducirse a voluntad ese estado, las alteraciones o cambios globales que se pueden producir, y aquello que se puede conseguir gracias a esos cambios, parece lógico que existan diferentes escenarios donde se practique alcanzar esos estados hipnóticos (entretenimiento, místico o terapéutico), tan lógico como que puedan existir diferentes escenarios donde se quieran conseguir cambios a través de drogas (entretenimiento, místico o terapéutico) y pudiendo ser favorables para la persona cualquiera de ellos más allá de los riesgos que en cualquier caso se puedan producir.

 

Por estas razones, existe gran controversia acerca de la utilización como técnica de la Hipnosis en los diferentes escenarios, e incluso no quedando muy clara la diferencia en ocasiones entre unos y otros escenarios.

Esta falta de limitación de ámbitos y las acusaciones cruzadas entre hipnólogas de los distintos posicionamientos no parecen ayudar a resaltar los beneficios de la técnica, estado o proceso para la persona, si no por el contrario a mitificarlo y presentarlo como algo a lo que temer.

 

Mitos sobre la Hipnosis

 

1- "Si me hipnotizan, pueden hacer conmigo lo que quieran". Supongamos aquí que la persona no ha llegado al estado de hipnosis por sí misma (autohipnosis) sino con la ayuda de otra persona (heterohipnosis). Esa otra persona, funciona como facilitadora de ese cambio global y sólo si así es percibida ese cambio se producirá, es decir, en el momento en el que existe una amenaza percibida por parte de la persona en estado de hipnosis (tanto en su experiencia interna como externa) tendrá la capacidad de salir de ese estado.

 

2- "Pero si me engañan, o me manipulan entonces sí". En heterohipnosis, se establece una relación de confianza y gracias a esa base (más o menos firme) se inician una serie de sugestiones que con mayor facilidad se van aceptando por parte de la persona a la que se está llevando a estado de hipnosis. Aunque esa cadena de sugestiones sea larga, se haya dado en muchas ocasiones o con mucha habilidad, en el momento en el que dejan de encajar con el propio sistema de creencias de la persona no se acepta.

 

3- "Me pueden hacer algo que yo no recuerde y tenerme a su merced". En estado de Hipnosis, se producen con facilidad amnesias y distorsiones temporales (parece que ha pasado mucho tiempo o poco) que veces se producen de forma involuntaria y otras que efectivamente y en heterohipnosis, un hipnólogo puede sugerir que se produzca esta amnesia. Nuevamente, si entra en contradicción con el sistema de creencias o valores de la persona esta amnesia no se producirá y mucho menos llevará a cabo lo que se conocen como órdenes posthipnóticas. El efecto del contexto es también importante, como integre la persona esa sugestión posibilitará que se lleve a cabo esa instrucción en escenarios diferentes al generado en primer lugar.

 

4- "Yo soy imposible de hipnotizar". Algunas aproximaciones afirman que más o menos un tercio de la población no es fácilmente sugestionable y achacan a esto la consecuencia directa de no ser "hipnotizables". Esto entraría en contradicción con la afirmación de que toda persona alcanza de forma natural el estado de hipnosis incluso varias veces al día. También se podría decir que si una persona no deposita su confianza o voluntad en ninguna otra, o en la técnica tal y como la concibe (con sus mitos, etc) no será llevada a ese supuesto estado por otra persona, pero sí lo podrá alcanzar por sí mismo de forma natural o con ayuda de otro a una concepción más realista. Como en otros casos, las expectativas ( miedo o muchas ganas) de lo pueda suceder repercuten en lo que vaya a suceder, no siempre en la forma prevista o deseada.

 

5- "Me puedo quedar para siempre en ese estado". Supongamos un contexto de heterohipnosis, donde una persona está en estado de hipnosis y la otra le está acompañando fuera de ese estado y por alguna razón, la persona que le acompañaba deja de estar ahí sin haber facilitado la salida de la Hipnosis explícitamente. La persona en estado hipnótico podrá permanecer así el tiempo que lo desee y salir sin problema aún si no hay nadie que se lo diga, o bien pasar de ese estado al sueño con bastante facilidad y de allí despertarse normalmente. Lo mismo sucede cuando se practica hipnosis sin acompañante, es decir, cuando la propia persona se induce voluntariamente ese estado y sale de él.

 

6- "Si la Hipnosis fuera tan buena, todo el mundo lo haría o hasta el médico te lo recetaría". Cada vez son más los contextos hospitalarios o clínicos donde se incluye como alternativa a la anestesia (en cirugías, partos, odontología...) indicada especialmente en casos de alergias o fobias. En el contexto de psicoterapia, contamos con varios antecedentes en su utilización, aunque no siempre se haya llamado o se llame actualmente Hipnosis, ya que a esta palabra se le asocian en ocasiones atributos más mágicos que realistas. Mencionar también que es una técnica muy económica (gratuita como autohipnosis) y que provee de gran autonomía, su promoción es algo que tal vez pueda estar lejos de los intereses de algunas entidades.

 

Conclusiones

 

Se puede considerar Hipnosis como un estado global en el que la atención, conciencia, sensoriopercecpción, etc. de una persona experimentan un cambio, que ese cambio puede ir más allá de ese momento puntual llevando a la persona a cambiar posteriormente en función de su experiencia, objetivos y voluntad y que por ambas razones se utizan técnicas dentro de ese estado puntual para conseguir con mayor eficacia esos objetivos posteriores adaptándose a la experiencia y cualidades personales y culturales de quien lo está experimentando.

 

Es decir, no se "utiliza" el estado de Hipnosis sin otras técnicas dentro de ese estado ni en espectáculo, ni en terapia, ni en lo espiritual, y en cada uno de los ámbitos se utilizan técnicas conforme a los objetivos que generalmente se quieren alcanzar en esos escenarios y con una base teórica cimentada en la escuela en la que se hayan formado, pudiendo ser diferentes incluso dentro de los tres escenarios aquí planteados y sin duda diferentes entre los tres contextos.

 

Así pues, en el contexto psicoterapéutico, que es el que me quiero centrar, facilitar un estado de Hipnosis a la persona durante una sesión puede acortar sensiblemente el número de sesiones consiguiendo los objetivos propuestos de forma duradera y significativa.

Esto supone un aumento de la confianza y del rapport, una mayor autonomía para la persona si el enfoque enfatiza su propio proceso activo y autónomo y por supuesto, un menor coste económico tanto para la persona como para la terapeuta.

 

La destreza del terapeuta es considerada como en otras técnicas, con el añadido de que tiene que manejar dos técnicas al mismo tiempo, aquella que quiera utilizar con el objetivo terapéutico planteado y aquella que induzca y mantenga a esa persona en un estado hipnótico que le permita beneficiarse de la otra técnica.

 

Por todo ello, consideramos que la práctica de Autohipnosis, o el control de ese estado de cambio global por parte de la propia persona y una mayor información sobre la Hipnosis como estado, proceso o técnica serían dos objetivos recomendables dentro del contexto sanitario en general y en el contexto de la Psicología en particular.

 

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Zuriñe Serradilla (martes, 24 noviembre 2015 09:44)

    Si te ha gustado nuestra aproximación a la Hipnosis en este artículo, tal vez te interese experimentar esta técnica en psicoterapia. ¡Contáctanos!

  • #2

    joel garcia (jueves, 07 diciembre 2017 17:56)

    muy buenas publicacion me encanto mucho gracias por darnos buenas temas día a dia http://www.diosdice.com